martes, 15 de junio de 2010

¿Por que se estan perdiendo los valores?

POR QUE SEAN PERDIDO LOS VALORES MORALES EN NUESTROS DIAS


Los valores morales en nuestros Días

Al parecer en nuestros días los valores morales fueron perdiendo presencia en nuestros actos, poniéndolos en ultimo lugar y reemplazados por cosas mas triviales. Ahora existen las adicciones al sexo, a la comida, al trabajo, al consumismo, a la televisión, a las computadoras, a los juegos electrónicos y a la violencia, incluso dentro de la familia.

¿Cómo podemos salir de este círculo vicioso y dañino? ¿Cómo podemos recuperar la valorización de lo moral y el sentido de nuestra dignidad? Muchos rechazan los principios morales que nuestros padres y la generación anterior nos inculcaron, por encontrarlos "pasados de moda"
Pero ello no es la razón principal. La razón principal es que la gente de hoy no ve la relación entre estos principios y la realización de la persona humana. En esto, falló la generación anterior. Esa generación se limitó a transmitir unos principios pero sin establecer claramente su dimensión personal, su conexión con la dignidad de la persona y sus demás valores. En otras palabras, la educación moral quedó despersonalizada.

No es que nuestros padres o educadores conscientemente dejaran de mostrárnoslos. Lo que pasó fue que el contexto social de la generación pasada era diferente. La sociedad de hace 40 años en general gozaba de unas leyes, un entorno, un sistema educativo, en una palabra, una cultura, que apoyaba la vida familiar y la moral básica. La objetividad de los principios morales fundamentales no se cuestionaba, excepto en algunos círculos académicos.
Pero vino la famosa y convulsa década de los 60 y todo lo que antes "se cocinaba en la penumbra", por decirlo de algún modo, pasó al frente de la cultura, de la vida social. No sólo fueron los medios de comunicación y del entretenimiento los que comenzaron a difundir el relativismo moral que vivimos hoy, también lo hicieron las universidades, las instituciones políticas y otras instancias que moldean la opinión pública, como el arte y hasta ciertos sectores de las instituciones religiosas. Todo ello ha influido en los padres de familia y otros educadores, que se han encontrado sorprendidos y un tanto faltos de preparación para enfrentar la nueva manera de pensar.

Es por eso ello que se necesita una recuperación del sentido de la objetividad de la moral, pero expresándola de una manera nueva. El discurso moral moderno tiene que asumir la dimensión de la personalización, no sólo como estrategia, sino más aún, porque es su razón de ser. La moral se funda en la dignidad de la persona humana y ello hay que demostrarlo. No sólo eso, también hay que demostrar que la moral no sólo no perjudica la libertad verdadera, sino que, por el contrario, es precisamente lo que la fomenta. Sólo así la vida moral recuperará su atractivo original, su belleza intrínseca. Sólo así la generación contemporánea se sentirá atraída hacia ella.

En nuestros días se observa generalmente los adolescentes una división que ellos llaman tribus
"Tribus" urbanas
Juntarse en tribus o grupos es una acción natural del ser humano, y al igual que él, los términos y sociedades evolucionaron hasta formarse nuevas comunidades, como los "Emos" y "Floggers. Si sus mamá, especialmente de adolescentes, seguí estas líneas y ponete en sintonía para saber en qué andan tus nenes.

Se explica que lo que hoy se conoce como tribus urbanas "es la agrupación en torno a intereses musicales, indumentarias, formas de ser e ideales en común, en una búsqueda de pertenencia como consecuencia del individualismo de las grandes urbes".
Emos y flogger
s

Aparecen subculturas, que en los últimos tiempos han tomado notoriedad. Por ejemplo los "Emos", que se caracterizan por una apariencia física delgada y pálida, denuncian constantemente el dolor de una vida injusta y penosa; y no sienten vergüenza de expresar sus sentimientos de fragilidad libremente. Por lo general usan vestimenta negra y colores fuertes, y tiene características semejantes a los góticos, los Hippies y los Punks. Entre tanto, los "floggers" rinden culto a la imagen, a la popularidad y al consumismo. El canal de conexión con sus pares es internet y en su gran mayoría suben sus fotos a los blogs para hacerse de fans y amigos. Se cree que esta agrupación es de origen argentino. Una nota resaltante de este grupo la marcó precisamente Florencia, la hija de la presidenta Cristina Fernández, cuyo fotolog puso al descubierto situaciones íntimas y familiares de los Kirchner causando un revuelo nacional.


También existen otras tribus con afinidad a la música, a los autos lujosos, la moda, etc. "Si se mira la estructura ideológica de los grupos, en general expresan una falta de consistencia dentro del entorno familiar. En pocas palabras, lo que no tienen en casa, lo encuentran en la calle". Relatan los expertos Un detalle muy característico de cada agrupación, es que al momento de elegir una u otra tribu buscan la semejanza en un grupo, es decir con los mismos problemas y sufrimientos personales, como haciendo causa común con sus propios procesos de cambio y encuentro personal a través del otro, en su búsqueda constante de identidad. Otro punto que los identifica es que predomina una fuerte necesidad de sentirse parte de algo, y es así "como cada tribu se diferencia según su temática y los integrantes le dedican su vida e identidad a estas normas a cumplir, por ejemplo: vestimenta, ideología, pensamientos y emociones, discriminación y violencia, aunque ninguna de las características formen realmente parte de sus valores".

Valores Es de vital importancia saber en qué situación extrema pueden estar expuestos los adolescentes e inculcarles los valores básicos de la cultura humana, que son entre muchos otros el amor, la comprensión, el entendimiento, la aceptación del otro aunque sea diferente, la tolerancia y la igualdad, como así también la expresión franca de cariño y preocupación, para prevenir conductas de riesgo. Debemos tomar conciencia de que si el cambio se genera desde la sociedad, en vez de crear grupos separatistas, los jóvenes caminarán hacia una actitud más cooperativa. Entonces la familia recobrará su función principal de núcleo formador, favoreciendo el ambiente de seguridad y contención que el adolescente necesita en la compleja travesía de encontrarse a sí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada